Tudor Black Bay S&G

4.820,00

Ref. M79733N-0008

REF: RTA0195

Descripción

GéneroMasculino
MecanismoMT5612/ Manufactura TUDOR/ Movimiento automático con rotor bidereccional/ COSC
Caja/Esfera

Caja de acero pulido y satinado/ 41mm/ Bisel giratorio unidireccional de oro amarillo con escala graduada de 60 minutos /Esfera negra abombada/ Cristal de zafiro abombado

BrazaleteBrazalete de acero y oro amarillo con cierre desplegable y cierre de seguridad
Funciones

200m estanqueidad/ Reserva de marcha 70 h

Información adicional

Estilo

Material caja

Material correa

,

Movimiento

Consultar disponibilidad

MEJOR PRECIO  
relojes tudor

CADA RELOJ ES UNA PIEZA ÚNICA

Un reloj TUDOR vive, vibra y le lleva al mundo de la micro precisión. Todos sus componentes técnicos se han puesto a prueba hasta el mínimo detalle. Hasta la obsesión. Sumérjase en el movimiento. Estética y funcionamiento tienen en cuenta los imperativos para conseguir un producto dedicado a los más exigentes, diseñado para resistir y para disfrutar. La vista se guía por la mente y por el corazón, el tiempo no debe hacer mella en esta mecánica de precisión. Materiales de excepción, resistencia y fuerza de diseño hacen de cada reloj una pieza única.

UN RENDIMIENTO
SIN PRECEDENTES

El Pelagos está equipado con el nuevo calibre de manufactura TUDOR MT5612, que garantiza una autonomía excepcional. Gracias a su reserva de marcha de aproximadamente unas 70 horas, el portador del reloj puede quitárselo un viernes por la tarde y volver a ponérselo el lunes por la mañana sin tener que darle cuerda. Además de indicar las horas, minutos y segundos en el centro, tiene una apertura situada a las 3 h en la que se muestra la fecha. Este movimiento oscila a una frecuencia de 28 800 alternancias/hora (4 Hz) y está regulado por un volante de inercia variable con una espiral de silicio, que garantiza su robustez gracias a un puente transversal. Su mecanismo automático es bidireccional. El movimiento ha sido certificado por el Control Oficial Suizo de Cronómetros (COSC).

UN RELOJ DE SUBMARINISMO EMBLEMÁTICO

El TUDOR Black Bay inspira sus líneas y su cristal abombado en el primer reloj de submarinismo de la marca, el TUDOR Submariner referencia 7922 de 1954. También refleja su característica esfera abombada, detalle que tenían en común los primeros TUDOR Submariner pero que, posteriormente, desapareció. Su imponente corona hace referencia a un modelo surgido en 1958 bajo la referencia 7924 y bautizado como «Big Crown» por los coleccionistas. Sus agujas, con una característica forma angulosa y conocidas también desde los inicios con el nombre de «snowflakes» (copos de nieve), son utilizadas por TUDOR desde 1969 hasta principios de la década de 1980.

EL CALIBRE DEMANUFACTURA TUDOR

En 2015, TUDOR anunció el primer calibre de manufactura de su historia íntegramente diseñado, fabricado y montado por la marca. Con un calibre de alto rendimiento y excelente precisión, además de probada resistencia, ofrece una reserva de marcha de 70 horas. Esto quiere decir que el portador del reloj puede quitárselo un viernes por la tarde y volver a ponérselo el lunes por la mañana sin tener que darle cuerda. El movimiento oscila a una frecuencia de 28 800 alternancias/hora (4 Hz) y está regulado por un volante de inercia variable con una espiral de silicio. Un puente transversal lo mantiene en una posición estable y garantiza, además, su resistencia. Asimismo, el movimiento dispone de la certificación oficial del COSC (Control Oficial Suizo de Cronómetros).

EL ARTE TRADICIONAL
DEL MONTAJE

Elegir TUDOR es optar por la fiabilidad. Reencontrar el arte del montaje con el amor por los detalles y la perfección. Calidad de los materiales. Rigor de los controles. Gesto minucioso de la mano que fabrica el reloj y le da vida. Con la paciente calma y la exquisitez en la precisión que le conceden los años de experiencia.

SOBREPASE LOS LÍMITES DE LA EXIGENCIA

Aprecie cada componente del reloj. Cada paso en el montaje y cada solución técnica hacen de este, un objeto de total satisfacción, libre de imprevistos diarios. A lo largo de toda la creación y fabricación, cada reloj TUDOR es controlado rigurosamente para garantizar su perfecta calidad. Cada reloj se somete a duras pruebas de hermeticidad. Decenas de miradas expertas han escrutado, analizado y controlado cada reloj. Ahora, le toca a usted admirar alguno de ellos. Con toda confianza.

UNA PARTE
DE LA
IDENTIDAD
DE TUDOR

Al equipar sus relojes con correas de tejido meticulosamente elaboradas por una empresa que perpetúa un trabajo artesanal ancestral, TUDOR genera una revolución inesperada. Con estas correas, los relojes adquieren un estilo sorprendente que refuerza la identidad moderna y sofisticada de TUDOR. Gracias a un proceso de fabricación que incluye etapas fundamentales realizadas exclusivamente a mano, las correas desarrolladas para TUDOR confieren al reloj una dimensión única que pone de manifiesto su estilo vanguardista, y garantizan un confort máximo de utilización.

TUDOR
MARCA
TENDENCIA
EN LA
RELOJERÍA

Gracias a sus decisiones de estilo, la marca ha sabido colocarse al frente de tendencias que actualmente son adoptadas por unanimidad en la industria relojera. La correa de tejido es un buen ejemplo de ello. En 2009, mientras que la mayoría de las marcas de relojes suizos de lujo todavía la desconocían o la consideraban indigna del nivel de sofisticación de sus productos, la correa textil, muy apreciada en los círculos de coleccionistas de relojes deportivos, encontró en TUDOR un entorno para su desarrollo. El Taller de Estilo de TUDOR, siempre a la búsqueda de detalles sutiles que aumenten el placer de llevar el reloj en la muñeca, comprendió el potencial estilístico de un accesorio de estas características y, siguiendo su lógica perfeccionista, encargó la confección de su propia interpretación de la correa textil a una empresa de bordados tradicional.

INSPIRADA EN EL ÁREA MILITAR

El uso de las correas textiles en los relojes tiene su origen, como muchas otras innovaciones ampliamente extendidas, en el área militar. A principios de los años 70, la OTAN normalizó el uso de un tipo de correa de reloj de nailon. Económica y no muy cómoda, aunque deportiva y fácil de cambiar, la correa de tela vio resurgir en el año 2000 el interés de los coleccionistas. Cuando el Taller de Estilo de TUDOR se interesó por ella, replanteó por completo su arquitectura para crear una correa de longitud ajustable, inspirada en el diseño de los cinturones de seguridad de los coches deportivos antiguos. Encontró una solución que consistía en añadir unos «túneles» para alojar los pasadores que sujetan la correa firmemente en su lugar. Se dirigió entonces a una empresa de pasamanería tradicional, una de las últimas de Francia que domina la técnica textil llamada «Jacquard», gracias a lo cual el margen de experimentación en cuanto a la complejidad de los diseños es casi limitado. El «Jacquard» ofrece, entre otras, la ventaja de un tejido con una alta densidad de fibras que confiere solidez y suavidad a las cintas que produce.