Longines Master Collection 42 Acero-Piel Cronógrafo

3.210,00

CONSIGA MEJOR PRECIO AHORA

Ref. L2.773.4.78.3

REF: RLA0064

CONSIGA EL MEJOR PRECIO AHORA. CONTÁCTENOS A TRAVÉS DE:

Consultar disponibilidad

Descripción

GéneroCaballero
MecanismoAutomático / Calibre L678 / Reserva de marcha de 54h.
CajaCaja de acero /42 mm / Bisel acero / Esfera plateada con motivo “grano de cebada” y números árabes / Cristal  de zafiro y fondo transparente también con cristal de zafiro
BrazaletePiel de caimán marrón y hebilla desplegable de seguridad mediante pulsador
Funciones

30m estanqueidad / Cronógrafo de rueda de pilares / Indicación de las fases de la luna / Informa del día y del mes

También disponible con brazalete de acero. Modelo L2.773.4.78.6

Información adicional

Estilo

Género

Movimiento

GTIN

Material caja

Material correa

studioeffe/imaxtree/filippo fortis

Sumérjase en el Universo de Longines y descubra sus valores y la filosofía de la marca del reloj de arenado alado, sus numerosas empresas y eventos, así como los famosos que representan a la marca en todo el mundo. La empresa de relojería suiza apoya numerosos eventos deportivos en todo el mundo y se ha convertido en un auténtico símbolo de pasión y lucha por la excelencia.

Longines: Elegancia, tradición y altas prestaciones.

Lonngines tiene su sede en Saint-Imier desde 1832. Su experiencia relojera refleja una fuerte fevoción a la tradición, la elegancia y el rendimiento. Heredera de una larga experiencia en calidad de cronometadora de campeonatos mundiales o socia de federaciones internacionales, la marca Longines, famosa por su elegancia y sus relojes, es miembro del Swatch Group S.A., primer fabricante mundial de productos relojeros. Con un reloj de arena alado como emblema, la casa Longines está implantada en más de 150 países. En 1832, auguste Agassiz entró en el mundo de la fabricación relojera asociándose con un comercio de relojería sito en Saint-Imier, del cual asumiría rápidamente la responsabilidad bajo la razón social de Agassiz & Company. La casa fabricaba entonces relojes según el método regulado por el établissage, en el cual el trabajo se realizaba a domicilio, y tenía relaciones comerciales que le permitían dar salida a sus relojes en otros continentes, especialmente, al otro lado del Atlántico. En el año 1850, Ernst Francillon, sobrino de Agassiz, tomó las riendas del comercio. 

Asumiendo la responsabilidad de esta reputada casa, reflexionó sobre las posibilidades de perfeccionar lo métodos de fabricación utilizados en la relojería regional. Sus indagaciones lo llevaron a tratar de agrupar las diferentes etqpas necesarias para la finalización del reloj, entonces diseminadas, en un mismo edificio. Francillon quería fundar una fábrica en la que pudiera ensamblar y finalizar el reloj a través de procedimientos mecánicos de producción.